Recomendaciones para mantener tu casa caliente sin abusar de la calefacción

Tiempo de lectura: 3 minutos

Winter is coming y quiero compartirte algunos trucos para que puedas mantener tu casa bien calentita sin tener que pagar demasiado en las facturas de los servicios. Por suerte existen varias formas económicas y naturales para lograr este objetivo. ¡Tomá nota!

  • Probá sellar los marcos de las ventanas: Podés aplicar masilla, este material se usa para sellar fugas de aire a través de grietas, huecos o juntas.

  • Si está soleado, abrí las cortinas: La luz del sol puede darte calor natural en un día de mucho frío.

  • Cuando se ponga el sol, cerrá las cortinas: Podés emplear cortinas térmicas para que el calor no se escape de la casa.
  • Poné alfombras de felpa en el suelo: Es una buena inversión, ya que las alfombras ayudan a que el calor no se escape a través del suelo.

  • Duchate con la puerta abierta: Si dejás la puerta abierta mientras te estás duchando, el vapor se extenderá por el resto de tu casa.
  • Tapá el hueco de la chimenea para impedir que se escape el aire caliente por el conducto: Hasta un 20% del aire caliente que hay en la casa puede irse a través de la chimenea.
  • Dormí con una bolsa de agua caliente en la parte inferior de la cama: Prepará una compresa de agua caliente y metela por debajo de la manta en la parte inferior de la cama. Tendrás los pies calentitos toda la noche.

  • Cuando terminés de hornear algo, dejá abierta la puerta del horno: El aire caliente se extenderá por toda la cocina y la mantendrá caliente.

  • Evitá que se meta aire frío por debajo de la puerta y usá un aislante: Rellená el hueco entre la puerta y el suelo.

  • Aislá las ventanas con papel de burbujas: Conseguirás conservar hasta la mitad de calor que hay. No es la opción más estética, pero te ayudará a ahorrar.

  • Cerrá la puerta de las habitaciones que no estés usando: Cuanto mayor es la casa, más dinero cuesta calentarla. Si tenés una habitación de invitados vacía o un espacio de almacenamiento, cerrá la puerta.

 

Si no funciona nada de lo anterior… ¡mejor abrigate!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *