viernes, noviembre 20
Shadow

Precauciones para conducir de noche en moto

Tiempo de lectura: 4 minutos

La falta de luz pone en compromiso tu seguridad y disminuye la visibilidad, por lo que es importante tener en cuenta precauciones para conducir de noche en moto.

Conducir de noche exige un estado de atención mucho mayor al que mantenés de día, y más aún si lo que conducís es una moto. Está más que demostrado que de noche hay más probabilidad de sufrir un accidente, por lo que debes poner un especial cuidado por tu parte para conseguir que esto no suceda.

La capacidad de reacción del conductor depende en un 90% de la visión y ésta disminuye durante la noche. No solo porque ves peor, sino porque además ves menos cosas y, tardas más en verlas. Eso, igual que te pasa, le pasa al resto de vehículos que circulan a tu alrededor, lo que hace que estés en peligro.

 

 

Si te caés de la moto y te lástimas, eColón te cubre los gastos médicos que tuviste.

 

 

 

Aumentá tu visibilidad

Hacete visible para el resto de los conductores con los que compartís carretera. Es aconsejable vestir ropa fluorescente, como chaquetas, chalecos específicos o incluso adhesivos para el casco pensados para la conducción en baja visibilidad.

La pantalla del casco

Es importante que vos puedas ver lo mejor posible, por eso es importante que lleves la pantalla del casco en perfectas condiciones. Y no solo limpia, sino también sin arañados, que pueden distorsionar las luces e impedirte la visión. 

Aumentá la distancia de seguridad

De noche todo pasa a estar mucho más cerca que de día, y no porque lo que te rodea se mueva más, sino porque tardás más en verlo y ser consciente de ello. Por eso es importante aumentar la distancia de seguridad, cuanto más margen tengas para evitar un peligro siempre será mejor para todos.

Descanso

Antes de ponerte al volante, sea cual sea el tipo de vehículo, es muy importante haber descansado lo suficiente. Asimismo, durante los trayectos, especialmente si son nocturnos, debes realizar paradas cada 2 horas para que tu cuerpo se relaje y se estire lo suficiente para continuar la marcha.

Más frío y más humedad

Durante la noche las temperaturas suelen bajar y hay más humedad. Tenés que tenerlo en cuenta, para bajar la velocidad y poner atención al realizar curvas.

Las luces rojas son amigas, las blancas enemigas

Eso es así. Las luces blancas que vienen de frente te pueden cegar, sobre todo en túneles o cuando el vehículo que te cruzás lleva las luces largas puestas. Apartá la mirada y dirigila a la línea blanca de tu derecha para mantenerte dentro de tu carril hasta que pase el peligro. Del mismo modo, las luces rojas de los vehículos que te preceden te indicarán qué dirección toma la carretera avisándote de las próximas curvas.

Cuidá tu iluminación

Evidentemente tu iluminación lo es todo. Si crees que tu moto tiene una iluminación pobre siempre podés recurrir a elementos de iluminación extra, algo muy útil y utilizado en las motos turísticas o de aventura.

Mayor atención a la superficie

La oscuridad dificultará tu visión, algo perjudicial en caso de que hayan obstáculos o baches en tu camino. Para que no te agarre desprevenido es recomendable circular por la parte central de tu carril, donde suele haber menor probabilidad de encontrarte con obstáculos o suciedad que cerca del arcén. Mantené al cien por cien la concentración.

Adaptá tu velocidad

Esto es lo primero que debes tener en cuenta en cuanto se hace la noche. Adaptá tu velocidad. Si no ves bien, deberás ir más despacio para que todo siga transcurriendo con seguridad. Las frenadas serán más sencillas, cualquier peligro que encuentres en tu camino aparecerá a menor velocidad y eso es tiempo extra para poder reaccionar y evitar un problema.

asegurá tu moto contra robo desde $599

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *