martes, abril 27
Shadow

¿Cómo encontrar un taller de confianza para tu moto?

Tiempo de lectura: 5 minutos

Encontrar un taller de confianza no es fácil, existen talleres de todo tipo aunque se podrían separar en dos grandes grupos, los talleres oficiales y los que no lo son. Por norma general los talleres oficiales suelen inspirar mayor confianza al ser específicos de una marca en concreto. Pero suelen ser más caros que los talleres genéricos dónde atienden cualquier tipo de vehículo.

Todos los talleres tienen sus pros y sus contras, pero ¿Cómo encontrar uno de confianza? A continuación te ofrezco algunos consejos para que puedas encontrar un taller de calidad y quien sabe, si con el tiempo, podría convertirse en tu taller de confianza.

 

Si te caés de la moto y te lastimas, eColon te cubre los gastos médicos que tuviste

 

 

 

La información y atención recibida

Sólo con llegar al taller ya podés empezar a recopilar información para determinar si podría ser tu taller de confianza. El trato personal que recibas y la forma de comunicarte puede ser clave para determinar si querés contratar sus servicios.

Uno de los factores a valorar es la atención recibida por el mecánico. Aca juega un papel importante tu intuición. Puede ser complejo pero el trato recibido puede hacer que descartes por uno u otro. Que sea amigable y no distante sobre todo a la hora de comunicarse es importante. Que hable claro y a la cara.

Comparar diferentes talleres

Uno de los puntos positivos que tenés ahora y que hace unos años no existía es la opción de internet. Internet es una fuente de información que nos puede indicar el camino para encontrar talleres de confianza.

Hoy en día existe la posibilidad de opinar públicamente y probablemente otras personas que hayan pasado por el taller que vas a visitar hayan dejado su opinión en internet. Y más si la experiencia ha sido mala. Por lo tanto es importante que busques el nombre de los talleres que tengas más cercanos o te gusten para ver la opinión pública de otros clientes. En algunos vas a ver que han votado y/o opinado negativamente sobre el taller. Ya tenes algún motivo para descartarlo o visitarlo en función de las opiniones en la red.

Que no te de miedo preguntar

No te puede dar vergüenza preguntar en un taller. Da igual que no tengas conocimientos sobre mecánica o cuestiones técnicas sobre motos, no tengas miedo a preguntar qué le ocurre exactamente a tu motocicleta.

Según la información recibida podrás acudir a otros talleres para preguntar por el mismo problema y te pueden ofrecer otros puntos de vista. De esta manera podés comprobar si realmente te están diciendo la verdad además de comprar diferentes precios.

A no ser que sea una reparación urgente podés hablar con otros talleres y preguntar para comparar precios y en función de ello decidir dónde llevar tu motocicleta a reparar o cambiar cualquier pieza. Recordá que aunque los precios sean similares, no todos los talleres te ofrecerán el mismo precio.

Presupuesto y transparencia

La transparencia a la hora de hablar de los precios es básico y fundamental. No podés aceptar ningún servicio de reparación o compra sin saber previamente el precio. Muchos talleres juegan con este factor para cobrar un precio mayor .

Es cierto que existen reparaciones que son caras por las horas que hay que invertir en el arreglo o por el costo de las piezas, pero no deben inflarlo más de la cuenta. Principalmente debes valorar y comparar dos factores: el precio por hora de trabajo y  el coste de las piezas. Estos son los dos factores clave a la hora de ver la factura de una reparación.

En algunos talleres el precio por hora está fijado en algún cartel de forma visible, ese puede ser tu taller de confianza.

Por lo tanto, debes tener en cuenta los precios y concretamente la transparencia a la hora de hablar el presupuestos y detalle de los servicios ofrecidos, tanto el precio de la mano de obra como el de las piezas que haya que sustituir.

El estado del taller

No todos los talleres son iguales. En el orden y limpieza del taller puede determinar su forma de trabajar. Si tienen todo desordenado o de lo contrario lo tienen controlado. Si el taller está repleto de herramientas y piezas por el suelo sin control alguno.

Obviamente es muy difícil por no decir imposible que un taller esté impecablemente limpio. Los empleados están constantemente tocando piezas sucias, cambiando aceite o haciendo otras tareas de mantenimiento que probablemente lo van a ensuciar. A pesar de esto, es posible mantener cierto orden y limpieza. Es un factor más a la hora de encontrar tu taller de confianza.

Like
2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *