martes, enero 18
Shadow

4 grandes motos incomprendidas

Tiempo de lectura: 4 minutos

El éxito de una moto en el mercado depende de muchos factores. A continuación te muestro 4 grandes motos que por un motivo u otro no tuvieron éxito entre el gran público.

Está claro que no todos los modelos pueden triunfar en el mercado. Algunos por falta de “algo”, ya sea diseño, prestaciones, estabilidad, lo que sea. Otros fracasan por ser demasiado caros o simplemente por no ser buenos, digamos no estar en la misma línea de la competencia. 

A continuación  grandes motos que no triunfaron en el mercado por distintos motivos. 

 

Con eColón contás con alojamiento por inmovilidad o robo en un Hotel 4 estrellas.

 

 

Suzuki RF

A mitad de los 90, las súpersport conocieron una revolución empujada por la aparición a finales de los 80 de la Kawasaki GPZ 600 Ninja y, sobre todo, de la Honda CBR 600 del 91. En medio de modelos terriblemente deportivos y cada vez menos útiles para la vida diaria. La instauración del concepto “hyper racing” creó una saga de modelos denominados RF por Suzuki, en dos cilindradas, 600 y 900 con unas líneas lejanamente inspiradas en los Ferrari de color rojo y con agallas laterales en el carenado. Se fabricaron entre 1994 y 1999.

Tenían buena protección aerodinámica, eran rápidas, polivalentes y con un diseño atractivo, pero por aquel entonces el público buscaba modelos extremadamente deportivos en estas cilindradas y no sport-turismo es por eso, que tuvieron un inmerecido fracaso de ventas.

BMW CS 650 Scarver

En la carrera de BMW por desarrollar nuevos modelos con nuevas ideas, usando el motor que había impulsado las GS 650, se desarrolló el perfecto modelo polivalente: una gran alternativa a un scooter, pero siendo una ágil y divertida moto de carretera.

Un hueco para el casco en el depósito, transmisión por correa sin mantenimiento, bajo consumo, auténtica calidad BMW en sus componentes, un extenso catálogo de complementos y mucha tecnología. Pero un diseño que gustó a muy pocos. Desgraciadamente, siguió la misma suerte del C1, otro modelo incomprendido.

Yamaha TDM 900

La moto polivalente por excelencia, la primera TDM, cubicó 850 cc en 1991 con la base del excitante bicilíndrico en línea proveniente de la XTZ Super Ténéré 750. Fue evolucionando con la misma cilindrada pero en el 2002 se presentó la 900.

Si estuviese ahora mismo en el mercado, posiblemente recibiría todo tipo de elogios, porque está en la línea de las trail asfálticas «crossover» o naked con manillar alto, pero en ese momento, todos los fabricantes colocaban sus escapes bajo el colín al estilo de la Ducati 916- hacían que su aspecto no fuera muy atractivo. Por otro lado, su precio no era demasiado bajo, por lo que no se vendió bien.

Suzuki GSX 650 F

Tras jubilar, pero no sin pena para muchos fanáticos de la marca, el antiguo motor SACS refrigerado por aceite para las Bandit por uno nuevo de agua para adaptarse a las nuevas normas euro y actualizar a la familia. Suzuki instaló un afilado carenado inspirado en las últimas súper deportivas GSX-R en el año 2008, para crear una sencilla pero aparente deportiva denominada GSX 650 F, una moto genial que no tuvo el éxito que merece.

Desde luego, no se la podía tratar como una deportiva pura, pero como moto aparente, cómoda y con un motor que posiblemente tenía la inyección electrónica más afinada del mercado en ese momento.

asegurá tu moto contra robo desde $599

Like
32

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *